Jaguares de Hubert Bodhert se ha convertido en una atmósfera. Regateando el descenso con un fútbol agradable, el equipo está siendo motivo de peregrinaje en la siempre calurosa capital de Córdoba, por lo que Jaraguay es hoy una plaza especial.

Así es como Jaguares se ha ganado el rótulo de revelación para los playoffs, donde todo cambia. Ya no se trata de sumar partido a partido sino de trabajar llaves, comprender y aprovechar los momentos. E Independiente Santa Fe acumula años siendo un viejo zorro en esto.

Santa Fe volvió a erigir su muro, pero sigue a mitad de camino en su renacer

Los cardenales formularon un partido lleno de control a base de su consabido oficio defensivo. No precisamente el de sus mejores días, pues hubo un exceso de fricción que les terminó pasando factura; pero sí suficiente para competir los 90 minutos. Con la ayuda de los extremos cerrando las bandas y la intensidad habitual en el medio, Santa Fe restó margen a un Jaguares que, en consecuencia, pocas armas mostró en ataque más allá de la pelota quieta de Juan José Mezú y Elvis González.

En la otra mitad del examen, el crear peligro, los dirigidos por Gregorio Pérez mostraron las mismas incógnitas de los últimos meses. Es cierto que la temprana eliminación de Copa Sudamericana ha privado al equipo de la solidez y el caché que da el competir internacionalmente. También es cierto que la cancha del Jaraguay es, en realidad, un potrero en donde ni los árbitros están exentos de pisar en falso, por lo que Santa Fe estuvo expuesto a fallos técnicos de todo tipo.

Esto fue razón suficiente para el cambio de un ingrávido Juan David Valencia pasando al ataque por Jhon Pajoy, la pieza restante para el tridente en ataque que, si bien ha pecado de irregular a causa de una temporada accidentada, intuimos que es parte fundamental de la versión final que se trae entre manos Gregorio Pérez. Entre tanto, Santa Fe recuperó sus buenas maneras en defensa. Si hace lo propio en ataque con la PMP (Plata, Morelo, Pajoy), será el argumento restante para declarar su candidatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *