Avilés Hurtado es ya uno de los jugadores más determinantes de la Liga MX. Si en Tijuana el caucano fue la pieza más importante de un ataque que logró ser líder en los dos torneos de la temporada 16-17, en Rayados ha encontrado el escenario ideal para convertirse en uno de los mejores del campeonato mexicano. El equipo de Antonio Mohamed está dominando el Apertura 2017 gracias a la mortífera presión que ejercen sobre la fase de construcción de los rivales. Ante sistemas defensivos desorganizados y abiertos, la triple amenaza en el repertorio de Avilés (conducción, pase y disparo) suponen armas prácticamente imposibles de parar.

En campo abierto, el regate y la velocidad de Hurtado no están encontrando respuestas en los rivales. Además de ello, el sustento táctico que supone la gran ocupación de espacios de los otros dos integrantes del tridente (Funes Mori y Pabón) desatan todas las virtudes de Avilés. Sin embargo, su impacto no solo se está limitando a ese contexto. En situaciones donde Monterrey tiene que elaborar sus ataques posicionalmente, nuestro protagonista ejecuta un rol igual de importante.

Además de crear goles, Hurtado también está creando juego

En primer lugar, suele tirar  apoyos cerca del círculo central en posición de interior. Desde esas recepciones, Mohamed busca que el regate y la gran capacidad asociativa de Hurtado vayan creando las ventajas para el resto de sus compañeros, aprovechando que Vangioni rellena acertadamente la banda. Porque si bien es cierto que Hurtado es un jugador súper autosuficiente desde la gambeta, su jugada fetiche es conducir desde zonas retrasadas para, posteriormente, encontrar a un compañero que le devuelva la pared y así ir eliminando obstáculos en el camino hacia la portería rival. Por otro lado, Avilés también se mueve muy bien entre líneas. Ya sea ofreciéndose por detrás de los mediocampistas centrales o yendo hacia una de las bandas, el ex jugador de Atlético Nacional siempre busca ser una solución para sus centrocampistas.

Es cerca del área donde Avilés está sembrando el pánico porque, además de lo ya descrito, está amenazando con su disparo de fuera del área y su buen último pase hacia las rupturas de Pabón, Sánchez o Funes Mori. Por si fuera poco, su acierto de cara al arco está siendo alto. Avilés Hurtado está mostrando mucha calma para elegir el mejor ángulo cuando se encuentra frente al arquero.

Su perfil se asemeja a Luis Quiñones y, con la marginación de éste, puede hallar lugar en el proceso

Finalmente, es preciso puntualizar el momento de confianza que traviesa el atacante colombiano. Ya no sólo es el hecho de que técnicamente está dulce, sino que el grado seguridad en su fútbol le está llevando a intentar cosas fuera de lo común. Está atravesando su cima creativa desde que juega en México. Subido en una nube es que le llega la oportunidad de mostrar su calidad con la camiseta nacional. Está a tiempo de sacar el pasaje camino a Moscú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *